Decoración

Casas por dentro

Una casa de autor en Bogotá, Colombia

Agrandar Texto Achicar Texto Tamaño de texto ImprimirImprimir RecomendarRecomendar

Utilisima.com

  • Actuualmente 2.43/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Valoración: 2.4/5
(111 votos recibidos)

Bookmark and Share


La casa del genio de la arquitectura colombiana en guadua o caña seca, el arquitecto Simón Vélez , está ubicada en el barrio más antiguo y típico de la capital colombiana : La Candelaria.
Predominan allí casas de tapia en una sola planta, techo con tejas de barro, calles angostas en un terreno inclinado, ya que se ubica en uno de los cerros bogotanos, sitio de poetas , artistas y bohemios.

En una de estas calles se ubica la casa de Simón Vélez, a la cual se accede entre una vegetación frondosa y caminos bucólicos de acceso. Allí nos recibe Genaro Mejía, artista plástico de renombre que vive en otra casa implantada en el mismo terrero que su socio y amigo de Simón Velez.
Las casas de ambos están dispuestas en diferentes alturas, con un estilo campestre y tomando como material referente a la caña seca en todos los espacios. Se trata al fin de una villa en medio de la ciudad con casas de ambas familias, pintadas en colores como el  rojo y el celeste que junto con las cañas y la vegetación salvaje,  dan la impresión visual de encontrarse en un paraíso perdido.
Grandes ventanas de piso a techo comunican visualmente con el centro de toda la ciudad, consigna del proyecto que priorizó las grandes vistas a la zona antigua de la capital.
La decoración de todos los ambientes está determinada por objetos que son herencia familiar, otros rescatados de anticuarios, obras de arte de amigos y muebles hechos con raíces de árbol, en formas extravagantes y exóticas.
Toda esta línea de muebles hechos a mano son obra del carpintero Marcelo Villegas que pone su  sello característico en cada pieza.
Todo el lugar es sorprendente, lleno de personalidad. En él se combinan los colores, la caña seca, los objetos antiguos junto a muebles de estilo imperio, candelabros franceses, muebles españoles y adornos de diferentes culturas nativas, que su dueño trae de sus viajes por el mundo.
Una combinación ecléctica por cierto, pero con la particularidad de ser una casa de autor, no sólo por su construcción sino por toda una ambientación que no puede definirse, que no se parece a nada, sólo a los deseos de sus realizadores, Simón Vélez y Genaro Mejía.