Decoración

Casas por dentro

Casa racionalista con volúmenes

Agrandar Texto Achicar Texto Tamaño de texto ImprimirImprimir RecomendarRecomendar

Utilisima.com

  • Actuualmente 3.54/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Valoración: 3.5/5
(205 votos recibidos)

Bookmark and Share


Esta vez nos encontramos en Hacienda camino real, una hermosa y campestre unidad residencial de la ciudad capital colombiana, Bogotá. En esta vivienda se manifiesta el interés del arquitecto Gabriel Cure por hacer un trabajo a partir de piezas sólidas adosadas y conectadas entre sí, con el objetivo de dar unidad formal al proyecto, y dando como resultado un modelo rico en plástica, que da paso a espacios de absoluta claridad y con un disfrute total de lo natural en todo el sentido de la palabra.

La fachada se trabajó con acabada marmolina, realizada con granos de mármol villa de Leyva triturados, se cierra sobre sí misma para dar cierta privacidad, y retrocede para dar paso a un ligero puente de madera que direcciona el imponente acceso. La paleta de colores empleada en los exteriores están en la gama de los tierras.
Ya en el hall de acceso se aprecia la impetuosidad del espacio interior, que nos muestra de inmediato los volúmenes sólidos e iluminados. El blanco de las paredes refleja la luz natural e inunda esta vivienda de aire y tranquilidad.
Comenzando en esta planta baja por el área social, podemos ver en la sala de estar, la doble altura. En esta sala, con un gran ventanal que deja entrar la luz natural, con pisos en madera, encontramos una chimenea rodeada por un living compuesto por un espléndido sofá rojo, un canapé sin espaldar, en fibra natural, y dos cómodos puff en textura color natural. En el centro, una sencilla mesa de madera.
Hacia un lado, dividido por una pared, el comedor, con una diferencia de nivel y de altura, donde las ventanas son nuevamente el marco de un verde y natural cuadro. Una gran mesa cuadrada de 8 puestos con un particular diseño en el centro para ubicar objetos como ser un jarrón. Un mueble, tipo buffet, en la misma madera, acompaña este comedor.
Manteniendo la misma altura del techo del comedor, encontramos una cocina muy moderna, con mesas de trabajo en mármol crema, siena, e isla central, que maneja el mismo lenguaje del área social, y en donde el vidrio y el metal son los cómplices de la luz y la excusa perfecta para gozar de la naturaleza. Anexo, un comedor auxiliar con una original mesa triangular con tapa de vidrio y estructura metálica.
A diferencia del acceso principal la fachada posterior se conforma en planos transparentes que no sólo permiten una amplia perspectiva sobre un magnífico entorno verde, sino que por su disposición jerárquica permiten la filtración de la luz.
En planta baja, también, parte del área privada, como son las habitaciones de los niños, están enmarcadas en una caja blanca con muebles en madera de wengue oscura y la decoración propia de los niños como son sus juguetes. Además un family room para ser utilizado como sector de entretenimiento y de estudio de los niños.
El área privada continúa en la planta alta, donde se ubicó el cuarto principal, con pisos recubiertos por una cálida alfombra mullida, grandes ventanales, un mueble que contiene un home theatre y lo más importante, un gran vestidor que es iluminado naturalmente con una claraboya circular en el techo. Adjunto al dormitorio, otro family room exclusivo, con mobiliario moderno color café y toques de un vibrante color en su tapete con líneas curvas azules y en la obra de arte ubicada en una de sus paredes.
Una casa que cumplió los sueños de toda una familia.