Decoración

Energía Feng Shui

Armonización de cuartos infantiles

Agrandar Texto Achicar Texto Tamaño de texto ImprimirImprimir RecomendarRecomendar

Marisa Hanni

  • Actuualmente 3.04/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Valoración: 3.0/5
(138 votos recibidos)

Bookmark and Share


El primer dormitorio pertenece a un niño retraído, muy solitario en su juego y que le cuesta relacionarse con amigos. Para lograr que este niño se abra, sienta contención, y logre encontrar qué es lo que le gusta, se trabaja con colores vivos, bien yang, que activan energéticamente el espacio. De acuerdo con sus gustos, se ubicaron muñecos de sus superhéroes favoritos, y un sector en el medio de la habitación que lo invita a crear, generando una energía abierta, relajada, y equilibrada para que el niño pueda moverse y desarrollarse dentro de este cuarto.
Con respecto a los cortinados, también trabajamos con líneas verticales que generan crecimiento y evolución. Además, activamos mediante el color rojo, también presente en las almohadas y en algunos detalles.
Siempre es importante para activar energéticamente un área, que la cama esté en un lugar donde haya circulación alrededor, para que el chi fluya. Se apoya el cabecero de la cama sobre la pared para más firmeza, contención y seguridad.
El segundo dormitorio pertenece a una niña, preadolescente, que por el contrario es muy inquieta, abierta, extrovertida, hablando desde el feng shui, una niña muy yang.
Lo que se necesita es tranquilizarla, sosegarla, y para ello debemos modificar ciertas cosas que no ayudan en esto, y no permitirán que la niña se sienta en mayor armonía y desarrolle sus habilidades más plácidamente:
Por un lado el acolchado que posee muchos colores fuertes, llamativos, y con figuras muy grandes, lo cambiamos por otro de colores rosados suaves, y un estampado delicado.
Luego, alivianamos la sobrecarga de objetos, como juguetes y peluches, con el permiso de la niña, para un mayor fluir del chi.
Además, armamos un sector de lectura, con sillas, para que logre calma mediante la lectura.
Y por último, generamos una iluminación más suave, ya que la iluminación fuerte genera más energía yang.