Belleza

Maquillaje sin errores

Maquillaje sin errores

El maquillaje es la mejor arma que tiene la mujer para potenciar su belleza y resaltar sus mejores rasgos. Sin embargo, algunas fallas en la elección y aplicación de la base, el blush, los productos para los ojos y los labios podrían arruinar tu look por completo. Aprende a utilizar los productos y técnicas adecuadas para que saques el máximo provecho de esta valiosa herramienta.

procedimiento

Bases, polvos y correctores
Ten siempre presente que la función de la base de maquillaje no es aclarar ni oscurecer la tez sino crear una superficie uniforme. La primera regla es seleccionar un tono idéntico al de la piel. Para elegirla sin error puedes hacer la prueba de color en el cuello y con luz natural. Cuando la base no se nota en tu rostro, es la combinación perfecta. Muchos maquilladores prefieren las bases líquidas pues son más traslúcidas. Pero el secreto es siempre difuminarla bien desde el nacimiento del pelo hasta el cuello.
Uno de los errores de maquillaje más frecuentes es elegir un corrector de ojeras mucho más claro que la base, lo cual las hace más notorias y resalta además las arruguitas y las líneas de expresión. Lo recomendable es colocar una pequeña cantidad de corrector de un tono ligeramente más claro que la base, dando pequeños golpes con el dedo anular sobre el contorno de ojos.
La aplicación del polvo, también tiene su técnica. Si lo aplicas en exceso puede acumularse en las líneas de expresión y darte una apariencia envejecida. Pero si no lo reaplicas a lo largo del día sobre la zona T- frente, nariz y mentón- podría aparecer un brillo indeseado. Una buena solución es optar por el papel de arroz para absorber la grasa y aplicar la cantidad justa de polvo traslúcido para obtener un aspecto fresco y juvenil.
El rubor
El rubor o blush es el encargado de darle dulzura y un aspecto saludable a tu rostro. Debe estar engamado con el resto de los tonos de tu maquillaje. Además, no debes conformarte con una sola tonalidad, elige un color discreto para el día y uno más vivo para la noche. Recuerda aplicar la cantidad justa pues el exceso se ve poco natural y la carencia te hace lucir un rostro plano y sobre todo, difuminarlo muy bien.
Sombras, delineadores y máscara para pestañas
Según la manera en la que apliques las sombras, puedes lograr que tus ojos luzcan más grandes, alegres y vivaces. Con la sombra sucede algo parecido a los polvos. Cuando hay exceso de grasa en los párpados, la sombra se acumula y se corta en los pliegues. Si esto sucede, absorbe con una capa previa de polvos traslúcidos o de sombra en polvo color neutro, para que la sombra fije mejor. Actualmente varias líneas de cosméticos utilizan sombras en crema, esto no es recomendable en ciudades de climas calidos y húmedos, pues tienden a partirse en los pliegues y a correrse.
Por otro lado, unas pestañas con grumos y exceso de rimel borran por completo el efecto deseado de la máscara y endurecen tu mirada. Para evitarlo, péinalas muy bien y sepáralas con un peine aplicando nuevamente rimel, así sucesivamente hasta lograr un efecto de mayor volumen, sin que luzcan apelmazadas.
La aplicación del delineador es otra tarea a la que debes prestar atención. No te excedas en el grosor de la línea que dibujas sobre el párpado superior y hazla siempre completa para que tu ojo luzca más grande.
Labios
Recuerda que el perfilador de labios debe ser del mismo color de la barra de labios o al menos parecido, para que se mezclen sutilmente. Aplica tu barra de labios utilizando un pincel. Finaliza con un toque de gloss en el centro del labio para hacerlo más sensual y voluminoso.

Dejanos tu comentario