Belleza

Prepare sus productos de belleza

Prepare sus productos de belleza

Las fórmulas de belleza casera permiten utilizar los productos que se encuentran al alcance de la mano y además, ahorrar.

procedimiento



A lo largo de la historia, las mujeres han tratado de embellecerse ideando mil y una fórmulas con todo lo que tuvieron a su alcance: desde barro y grasa, hasta ungüentos, pasando por simples jugos de frutas, vegetales, flores o hierbas.
Aún hoy, algunos productos naturales resultan muy eficaces y pueden elaborarse en casa con elementos sencillos. Los que presentamos en esta ocasión, sorprenderán por lo bien que pueden dejar la piel.

Loción de agua de limón
Este preparado, ideal para refrescar pieles grasas, se elabora mezclando el jugo de 1 limón con 1/2 l de agua mineral. Luego se aplica sobre el rostro (en lo posible con un vaporizador), exceptuando el contorno de los ojos. Si se advierte que la piel tiende a irritarse, entonces es necesario añadir más agua a la preparación.

Loción de salvia
Colocar un puñado de hojas de salvia fresca en una taza de agua y llevar a fuego hasta que hierva. Luego retirar y dejar que la preparación se entibie. Humedecer bien el rostro con la loción tibia. Ésta limpiará la piel, la vigorizará y descongestionará, dejándola fresca y tersa. Esta loción se utiliza como astringente en cutis grasos.

Loción tonificante
Para preparar su propia loción tonificante se debe mezclar hamamelis de virginia (que posee propiedades astringentes) con agua de rosas.
Para piel grasa se deben mezclar las dos sustancias en igual cantidad.
Para piel normal la proporción es de dos partes de agua de rosas por una de hamamelis.
Y, si se trata de piel seca, se prepara la mezcla anterior pero diluida en agua destilada. Embotellar y guardar en la heladera.
El Hamamelis puro se utiliza en tratamientos de “emergencia” para granos y espinillas.

Loción de hinojo
Muy aconsejable para las pieles grasas (muy delicadas) utilizándola en forma de mascarilla. También se puede aplicar convenientemente en la zona del cuello y los hombros.

Crema exfoliante
Esta mezcla acelera el proceso de descamación, quitando la capa más superficial de células muertas para dejar al descubierto el tejido fino y traslúcido. Aplicando esta crema, lo que se intenta producir es una irritación controlada en el rostro.
Se prepara mezclando harina de avena tostada con la cáscara rallada de cualquier cítrico. Luego se va agregando agua hasta formar una crema.
Masajear bien el rostro con esta crema sin estirar la piel. Dejarla actuar unos minutos y enjuagar: primero con agua tibia y después con agua fría.

Para limpiar la piel
Una buena medida para reforzar la actuación de las cremas de limpieza, es agregar una cucharadita de azúcar granulada a esas fórmulas o a la espuma del jabón de tocador que se utiliza, convirtiéndolo en un limpiador casero exfoliante de las zonas ásperas de la piel.

Dejanos tu comentario