Belleza

La dieta de la alcachofa

La dieta de la alcachofa

No se trata de comer sólo alcachofa, ni es una dieta “milagrosa” que perjudica a la salud. Las propiedades diuréticas, desintoxicantes, depurativas y digestivas de la alcachofa, la convierten en aliada para perder y controlar nuestro peso.

procedimiento

La dieta de la alcachofa o alcaucil, es una de las más famosas del mundo. Desde los años 60, esta planta ha sido estudiada y se ha demostrado que las sustancias que contiene -la cinaropicrina, la cinarina y otros ácidos- tienen propiedades depurativas y desintoxicantes del organismo.
Propiedades de la alcachofa
Los activos contenidos en las hojas de la alcachofa, tienen múltiples beneficios. Tienen un efecto positivo sobre el hígado, sobre el proceso digestivo y contra el exceso de colesterol. Además, tiene reconocidas propiedades para contribuir al control de peso, pues la alcachofa es:
Diurética: aumenta el volumen de la orina y ayuda a eliminar líquidos.
Desintoxicante: ayuda a eliminar las toxinas y desechos de nuestro organismo.
Depurativa: activa los mecanismos de limpieza del cuerpo.
Digestiva: regula el flujo de la bilis, contribuyendo a metabolizar las grasas de las comidas y evitando que ésta se acumule en nuestro cuerpo.
¿Cómo ingerirlas?
Incluirlas dentro de la dieta diaria, recordando consumir no sólo las cabezuelas que se recolectan antes de que florezcan, sino las hojas, que son la parte de la alcachofa más rica en principios activos.
Otra opción, son los suplementos de alcachofa que concentran sus propiedades, que son naturales y no tienen efectos secundarios, aunque siempre es recomendable consultar a un especialista. La dosis debe ser diaria, durante un mes, luego descansar por 15 días y retomar el suplemento. El tratamiento debe ir acompañado de una dieta baja en calorías para lograr perder peso en forma rápida y permanente.

Dejanos tu comentario